martes, 30 de abril de 2013

MALA: UN SENTIMIENTO HECHO CANCIÓN

Existen diversas formas de aportar en el fortalecimiento de la identidad y en la integración de un pueblo. Podemos hacerlo contribuyendo según nuestras aptitudes y actividades dentro de la sociedad y, por supuesto, desde cualquier lugar. Algunos aportes son tangibles y otros abstractos, como el arte, muchas veces forjados en el anonimato pero que pueden trascender con el tiempo.
Sector costero del valle de Mala visto desde sitio arqueológico Sulcavilca
Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

 Aporte cultural de un Maleño


Es el caso de un maleño de viejo cuño que en el esplendor de su juventud demostraba una innata vena poética en el glosado de valses criollos, con versos que reflejaban sus amores juveniles teniendo como fondo las características y tradiciones de una pueblerina, bucólica y añorada Mala de los años 50 del siglo pasado. Fue en esa época, fines de la década de los 50 y joven aún, cuando toma la decisión de emigrar en búsqueda de su futuro, deja el pueblo natal acompañado de sus ilusiones y sus canciones y se establece en la ciudad de Nueva York, ciudad en la que trabajó y residió durante muchos años.

"Mala, mi Tierra Natal": Sentimiento maleño en una canción
Amante de la música peruana, cultivó franca amistad con conocidos cantantes criollos de la época, a los que recibía en su casa cuando éstos llegaban en gira artística a la ciudad de los rascacielos. En una de estas informales reuniones, hace muchos años, recibió a un grupo entre los que se encontraban Luis Abanto Morales, José Dávalos y varios guitarristas criollos. Estos reconocidos artistas, como símbolo de gratitud y amistad, graban artesanalmente en antiguas cintas magnetofónicas algunas de las anónimas canciones que trasuntaban su nostalgia por el distante valle maleño. Las viejas grabaciones se mantuvieron inéditas en su archivo personal durante muchos años hasta que, ya en el otoño de su vida, las transfiere tal como fueron grabadas a un moderno disco digital. El propósito de esta introducción es presentarles una de esas canciones inéditas con la clara intención de darla a conocer, un vals que enorgullecerá a todos los maleños y con la que se identificarán. Esta  canción compuesta en 1960 fue grabada en dos versiones, con estilos diferentes (Abanto Morales y J. Dávalos). He elegido la grabación de Luis Abanto Morales, "amigo del alma" del autor, y se la presento en formato de vídeo dedicado a mi pueblo natal:


El Autor de “Mala, mi tierra natal”
Francisco Cuya Arias

El maleño, autor de este hermoso vals titulado ‘Mala, mi tierra natal’ en cuyos versos resume su inmenso amor al terruño, es don Francisco Cuya Arias, hermano menor de mi  suegro Daniel, ambos de antiguas raíces maleñas. Francisco Cuya Arias nos dejó el 12 de diciembre de 2016 a los 90 años de edad, pero nos dejó este magnífico legado musical como su personal aporte artístico al pueblo que lo vio nacer y donde descansa en paz: "y si algún día mis ojos no vuelven a verte/ en mi último suspiro te diré adiós" como dice uno de sus versos.
El videoclip casero fue producido y editado por su sobrino nieto Carlos Ricardo, mi hijo, como un sincero homenaje al recuerdo de Francisco Cuya Arias, tío Pancho, y al valle generoso y pueblo milenario de Mala.


AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).

miércoles, 24 de abril de 2013

MALLA: UN INCIERTO VOCABLO

En razón de las interrogantes planteadas sobre la etimología del topónimo Mala por agudos lectores de este naciente blog retomaremos los comentarios que iniciamos en el artículo anterior (“La actual teoría etimológica del topónimo Mala es errónea” del 11 de abril 2013), para complementarlo de forma más constructiva y didáctica. 

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

¿Mala deriva del vocablo Mallac?
Desde hace casi tres cuartos de siglo la Municipalidad maleña se ha limitado a transcribir y publicar, tanto en su portal web como en folletos y  revistas, que Mala deriva del vocablo ‘aimara’ Mallac, sin la debida fundamentación.

Mi curiosidad como maleño interesado llevó a preguntarme de dónde obtuvieron esa información etimológica y sobre todo, ante mi duda, si esta versión es veraz.

Al iniciar mis investigaciones hice lo lógico, recurrir al ente oficial que la difunde, pero en el Municipio no tenían idea. Así que empecé una búsqueda frenética hasta que en una biblioteca limeña encontré un ejemplar, original, de un libro publicado en 1935 y al hojearlo comprendí que tenía en mis manos la fuente de la teoría y pensé que, en esas lejanas épocas, algún maleño tuvo la posibilidad de conocerlo y extrajo lo referente a la teoría de Mallac y, sin efectuar previa evaluación o análisis de la lenguas nativas, fue adoptada como origen del nombre del valle, idea que permanece hasta la fecha.


Fuente del vocablo Malla
El libro hallado se titula ‘Las Culturas Pre-hispánicas del Departamento de Lima’, escrito por el sacerdote Pedro Eduardo Villar Córdova y publicado en 1935. Este sacerdote empleó, como punto de partida para averiguar la etimología de Mala, el incierto vocablo Malla1, un término escrito ("cuzqueñizado") por Garcilaso de la Vega al referirse a nuestro valle en sus “Comentarios Reales”. El intento de Villar puede leerse entre las páginas 255 y 256 de su libro. Desde esa época no ha existido ningún trabajo de investigación científica sobre la etimología del topónimo Mala.

Publicaciones posteriores 


En 1973, el tisiólogo Max Espinoza Galarza publicó su libro “Toponimia Quechua del Perú”. Este médico, muy entusiasta, se limita a recopilar supuestos ‘significados’ de topónimos que le proporcionan amigos o de anécdotas escuchadas como él mismo indica en el prefacio e incluye la teoría etimológica que Villar dedica a Mala.
En 1981, el sociólogo Eduardo Arroyo Laguna publicó su libro “La hacienda Costeña en el Perú: Mala, Cañete 1532-1968”, en el cual reseña la historia de las haciendas en el valle de Mala y también incluye la teoría etimológica de Villar.

Ambos autores, al enfocar el tema etimológico de Mala, sólo se limitaron a repetir literalmente los conceptos publicados por Villar Córdova sin llevar a cabo ninguna investigación para verificar o contrastar su veracidad (uno de ellos llega a afirmar que la palidez de los pobladores maleños, antiguos y actuales, fue causado por el paludismo). 

La Lingüística como herramienta científica

El antropólogo y lingüista huachano Alfredo Torero Fernández de Córdova fue quien instituyó la lingüística de lenguas nativas en la segunda mitad del siglo XX. Desde este momento, esta disciplina es empleada para descifrar el origen de los topónimos, permitiendo estudiar y analizar las lenguas arcaicas y la estructura de las terminologías del antiguo nombre de algún lugar que, en muchos casos, reflejan características geográficas, costumbres y/o realidades ancestrales.

A manera de conclusión

Hace poco más de dos años, después de visionar el reportaje “Huacas del Sur” de Gonzalo Torres, inicié los trabajos de investigación de la etimología del topónimo2 con el inapreciable apoyo de un reconocido docente universitario con Ph.D. en lingüística. Los resultados obtenidos me permiten sostener que Malla, una palabra 'cuzqueñizada' por Garcilaso, no reúne los requisitos lingüísticos para ser empleada en estudios toponímicos. Además, la teoría de Villar Córdoba fue lograda de manera empírica, basada sólo en deducciones carentes de fundamentos lingüísticos y alterando groseramente la gramática y acepciones de voces quechuas y aimaras seleccionadas por él.

Por lo tanto podemos decir con seguridad que Mala NO deriva del vocablo Mallac, sin desdeñar la labor de Villar, pues fue hecha con buenas intenciones ya que en esas épocas la disciplina lingüística de lenguas nativas era desconocida.

Asumiendo como propia la exhortación del concejo municipal3 a ‘realizar por quien se proponga, la importante tarea de escribir una “Historia del Pueblo de Mala”, que ofrezca una visión más detallada’, les puedo manifestar con absoluta seguridad que el nombre primigenio de Mala NO contiene referencias a características étnicas; ni menos los absurdos comentarios del color de piel de los maleños causado por paludismo o carencia de comida.
NOTAS:

1 En el Apéndice ‘Malla’ del libro de mi autoría: “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” (
http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/08/el-libro.htmlaún inédito, se analiza cada término que el sacerdote empleó para intentar deducir empíricamente el origen y significado del topónimo del pueblo y del valle.
2 En el ensayo "El topónimo Mala, etimología y significado” del libro “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” (http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/08/el-libro.html) se esclarece el tema empleando la disciplina lingüística.
3 Publicado en el folleto ‘Breve historia y realidad del Distrito de Mala’ por el Municipio en el año 2008.

Amigos, en siguientes artículos seguiremos desarrollando el tema etimológico del topónimo Mala, espero sus comentarios, críticas y sugerencias de los amigos blogueros interesados en conocer la historia de nuestros pueblos.
AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).


Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.
  

jueves, 11 de abril de 2013

TEORÍAS ETIMOLÓGICAS VIGENTES DEL TOPÓNIMO MALA SON ERRÓNEAS

Situación Actual 

Iniciaremos nuestra aventura bloguera comentando un tema muy importante que influye en la identidad histórica de nuestra comarca. Se trata de la etimología del topónimo Mala del cual existen actualmente inciertas teorías, con cuyos conceptos hemos crecido muchas generaciones de maleños.
Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.
Plaza de Armas de Mala
Estas teorías aún se mantienen vigentes, ‘oficializados’ por diversas publicaciones auspiciadas por la propia Municipalidad. Por ejemplo, en el año 2008 el Municipio local publicó un boletín titulado ‘Breve historia y realidad del Distrito de Mala’ que expone diversos aspectos del distrito. En las primeras páginas del boletín nos ofrece una síntesis de datos históricos algo incoherentes y una reseña intentado explicar el origen y significado del nombre del pueblo y del valle. Lo informado en este Boletín es una réplica de lo que se mantiene a la fecha publicado en el enlace Distrito/Historia del portal web de la Municipalidad de Mala.

Difusión en un programa de televisión 

En febrero del año 2011, el programa ‘A la vuelta de la esquina’ del canal Plus TV (cable) presentó en calidad de estreno el reportaje denominado “Huacas del Sur”, conducido por el conocido actor Gonzalo Torres, quien difunde y comenta sobre los principales lugares arqueológicos de Mala, Asia y Coayllo:



                                                       http://www.youtube.com/watch?v=oLyGuuwW8PI

En el segmento que dedica a nuestro valle, entre los minutos 7.40 al 8.28 del video, Gonzalo Torres relata:

 ‘El nombre de Mala tiene una raíz discutida, algunos piensan que proviene de la palabra aimara Mallac que quiere decir hombre que no prueba bocado y alude al color amarillento de la piel de los maleños de ese entonces, otros no están de acuerdo con esa explicación y proponen más bien que el nombre viene de Mallao, según el doctor Pulgar Vidal esta palabra significa caña brava y alude a que los maleños de ese entonces controlaban el cauce de los huaycos colocando cañas bravas en las partes altas.’

Es evidente que el conductor se limitó a repetir lo publicado en el boletín del Municipio al referirse sobre el origen e interpretación del topónimo Mala.  En el link Distrito/ Historia del portal web del concejo (http://munimala.gob.pe/?page_id=19) se mantiene el texto del boletín:



Tal como Gonzalo Torres, estas teorías reproducidas en revistas, páginas web y posteadas en las redes sociales, lo toman como veraces en la actualidad.

Acerca del origen del topónimo 

La teoría principal, como sabemos, sostiene que el nombre del valle ‘provendría posiblemente’ (en condicional) del “vocablo aimara Mallac1 el cual es presentado con tres significados: “El que está en ayunas”, “El que no ha probado bocado” o “Persona de color pálido”, conceptos hirientes y peyorativos.
Otros, un tanto más facilistas, sostienen que el nombre del valle deriva del topónimo de la provincia española Málaga. Inclusive otros indican que proviene del término ‘mallao’.
Al visualizar el reportaje televisivo “Huacas del Sur” y al tener una importante referencia en mis archivos, inicié motu proprio un arduo trabajo de investigación con el fin de desmentir las falaces teorías existentes sobre el origen y significado del topónimo. También tomé la decisión de profundizar en la historia del valle.
Después de años de investigaciones2 (con la asesoría de un docente universitario Ph.D. en lingüística para el topónimo), el resultado de mis trabajos me permite afirmar que la teoría vigente es errónea, pues se obtuvo sólo en base a empíricas deducciones forzadas e incongruentes y carentes de fundamentos lingüísticos.
Adjunto la portada de mi libro "Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario. Etimología e Historia"
De tal manera que puedo manifestar con propiedad que el topónimo Mala NO deriva de Mallac, un vocablo que NO es aimara. Además los peyorativos significados son consecuencia de una errada y forzada interpretación de varios términos aimaras y quechuas. Por lo tanto pueden ser considerados írritos. Asimismo, les puedo manifestar que tampoco deviene del vocablo muchik ‘mallao’ y no tiene ninguna relación con Málaga. 

NOTAS:

1    En el Apéndice ‘Malla’ del libro de mi autoría: “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” (http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/08/el-libro.htmlaún inédito, se analiza cada término empleado para intentar deducir el origen y significado del topónimo del pueblo y del valle.
2    Para esclarecer de manera científica el tema del topónimo Mala escribí el ensayo “El topónimo Mala, etimología y significado”. Parte I del libro “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario”.
Amigos en el siguiente artículo "MALLA" encontrarán más datos para seguir la pista del verdadero origen y significado del topónimo MALA.
Amigos blogueros, interesados en conocer la historia de nuestros pueblos, espero sus comentarios, críticas y sugerencias.

AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).







MALA: SÍNTESIS HISTÓRICA

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

Plaza de Armas de San Pedro de Mala
Mala, un pintoresco valle de la costa central peruana, se encuentra ubicado al sur de la ciudad de Lima. Los orígenes de Mala, como lugar poblado, se pierden en los albores de la historia y los vestigios de sus primeros habitantes datan de hace 4500 años.

Los primigenios maleños erigieron sus viviendas sobre las laderas de las estribaciones que se elevan en ambas márgenes de la cuenca baja del río, hasta las proximidades del mar, respetando las áreas de tierra fértil.
Con el transcurrir de los siglos forja una identidad cultural propia, absorbiendo influencias de valles cercanos, la cual se prolonga hasta que es asimilado por el movimiento cultural inca.
El estado cusqueño pierde hegemonía ante la brusca irrupción de los aventureros ibéricos en el vasto territorio inca. La invasión europea se refleja en este valle cuando el encomendero hispano instaura un ‘asiento’ o reducción con el nombre de Mala, documentado en las crónicas tempranas, y los frailes doctrineros católicos imponen la figura de San Pedro como advocación católica.
A casi cinco centurias de su creación hispana, Mala es un pueblo adherido al mar que emerge en un valle angosto pero generosamente fértil, tal como lo describió el científico Haenke al pasar por este lugar en el siglo XVIII; es un pueblo que aún tiene mucho que contar de su pasado a través de sus vestigios arqueológicos y, en el presente, conservar sus tradiciones para labrar su futuro con el optimismo de su gente buena.

Portada del libro
Os invito a compartir este blog, cuyo título es el mismo de mi libro (http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/08/el-libro.html), del cual iré extrayendo algunos conceptos estructurales que nos permitirá efectuar un recorrido virtual por las rutas históricas del valle de Mala, en diferentes períodos cronológicos; esta suerte de aventura bloguera nos permitirá iniciar un contraste de opiniones con sus comentarios, críticas y sugerencias relacionados al tema.

El Turismo va de la mano con la Historia ¿cómo promocionarás a tu pueblo, a tu valle si la desconoces?

AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (créditos en consideración a la propiedad intelectual).