miércoles, 24 de abril de 2013

MALLA: UN INCIERTO VOCABLO

En razón de las interrogantes planteadas sobre la etimología del topónimo Mala por agudos lectores de este naciente blog retomaremos los comentarios que iniciamos en el artículo anterior (“La actual teoría etimológica del topónimo Mala es errónea” del 11 de abril 2013), para complementarlo de forma más constructiva y didáctica. 

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

¿Mala deriva del vocablo Mallac?
Desde hace casi tres cuartos de siglo la Municipalidad maleña se ha limitado a transcribir y publicar, tanto en su portal web como en folletos y  revistas, que Mala deriva del vocablo ‘aimara’ Mallac, sin la debida fundamentación.

Mi curiosidad como maleño interesado llevó a preguntarme de dónde obtuvieron esa información etimológica y sobre todo, ante mi duda, si esta versión es veraz.

Al iniciar mis investigaciones hice lo lógico, recurrir al ente oficial que la difunde, pero en el Municipio no tenían idea. Así que empecé una búsqueda frenética hasta que en una biblioteca limeña encontré un ejemplar, original, de un libro publicado en 1935 y al hojearlo comprendí que tenía en mis manos la fuente de la teoría y pensé que, en esas lejanas épocas, algún maleño tuvo la posibilidad de conocerlo y extrajo lo referente a la teoría de Mallac y, sin efectuar previa evaluación o análisis de la lenguas nativas, fue adoptada como origen del nombre del valle, idea que permanece hasta la fecha.


Fuente del vocablo Malla
El libro hallado se titula ‘Las Culturas Pre-hispánicas del Departamento de Lima’, escrito por el sacerdote Pedro Eduardo Villar Córdova y publicado en 1935. Este sacerdote empleó, como punto de partida para averiguar la etimología de Mala, el incierto vocablo Malla1, un término escrito ("cuzqueñizado") por Garcilaso de la Vega al referirse a nuestro valle en sus “Comentarios Reales”. El intento de Villar puede leerse entre las páginas 255 y 256 de su libro. Desde esa época no ha existido ningún trabajo de investigación científica sobre la etimología del topónimo Mala.

Publicaciones posteriores 

En 1973, el tisiólogo Max Espinoza Galarza publicó su libro “Toponimia Quechua del Perú”. Este médico, muy entusiasta, se limita a recopilar supuestos ‘significados’ de topónimos que le proporcionan amigos o de anécdotas escuchadas como él mismo indica en el prefacio e incluye la teoría etimológica que Villar dedica a Mala.
En 1981, el sociólogo Eduardo Arroyo Laguna publicó su libro “La hacienda Costeña en el Perú: Mala, Cañete 1532-1968”, en el cual reseña la historia de las haciendas en el valle de Mala y también incluye la teoría etimológica de Villar.

Ambos autores, al enfocar el tema etimológico de Mala, sólo se limitaron a repetir literalmente los conceptos publicados por Villar Córdova sin llevar a cabo ninguna investigación para verificar o contrastar su veracidad (uno de ellos llega a afirmar que la palidez de los pobladores maleños, antiguos y actuales, fue causado por el paludismo). 

La Lingüística como herramienta científica

El antropólogo y lingüista huachano Alfredo Torero Fernández de Córdova fue quien instituyó la lingüística de lenguas nativas en la segunda mitad del siglo XX. Desde este momento, esta disciplina es empleada para descifrar el origen de los topónimos, permitiendo estudiar y analizar las lenguas arcaicas y la estructura de las terminologías del antiguo nombre de algún lugar que, en muchos casos, reflejan características geográficas, costumbres y/o realidades ancestrales.

A manera de conclusión

Hace poco más de dos años, después de visionar el reportaje “Huacas del Sur” de Gonzalo Torres, inicié los trabajos de investigación de la etimología del topónimo2 con el inapreciable apoyo de un reconocido docente universitario con Ph.D. en lingüística. Los resultados obtenidos me permiten sostener que Malla, una palabra 'cuzqueñizada' por Garcilaso, no reúne los requisitos lingüísticos para ser empleada en estudios toponímicos. Además, la teoría de Villar Córdoba fue lograda de manera empírica, basada sólo en deducciones carentes de fundamentos lingüísticos y alterando groseramente la gramática y acepciones de voces quechuas y aimaras seleccionadas por él.

Por lo tanto podemos decir con seguridad que Mala NO deriva del vocablo Mallac, sin desdeñar la labor de Villar, pues fue hecha con buenas intenciones ya que en esas épocas la disciplina lingüística de lenguas nativas era desconocida.

Asumiendo como propia la exhortación del concejo municipal3 a ‘realizar por quien se proponga, la importante tarea de escribir una “Historia del Pueblo de Mala”, que ofrezca una visión más detallada’, les puedo manifestar con absoluta seguridad que el nombre primigenio de Mala NO contiene referencias a características étnicas; ni menos los absurdos comentarios del color de piel de los maleños causado por paludismo o carencia de comida.
NOTAS:

1 En el Apéndice ‘Malla’ del libro de mi autoría: “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito) se analiza cada término que el sacerdote empleó para intentar deducir empíricamente el origen y significado del topónimo del pueblo y del valle.

2 En el ensayo "El topónimo Mala, etimología y significado” del libro “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” se esclarece el tema empleando la disciplina lingüística.
3 Publicado en el folleto ‘Breve historia y realidad del Distrito de Mala’ por el Municipio en el año 2008.

Amigos, en siguientes artículos seguiremos desarrollando el tema etimológico del topónimo Mala, espero sus comentarios, críticas y sugerencias de los amigos blogueros interesados en conocer la historia de nuestros pueblos.
AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).


Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.
  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Te invitamos a dejarnos tu punto de vista acerca de lo publicado en el Blog. Nos interesa saber tu opinión. Sólo tienes que tener una cuenta de Gmail o en su defecto publicarlo eligiendo el perfil anónimo. Gracias.