martes, 16 de julio de 2013

APORTES A LA IMAGEN CULTURAL DE MALA II: ARQUEOLOGÍA

En el artículo anterior hemos aclarado la Observación Nro. 1 hecha al folleto del programa de actividades por las fiestas patronales junio 2013 publicado por el Municipio.

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

En el presente artículo, continuando con nuestros aportes culturales sobre la historia de Mala, concluiremos con las otras dos observaciones pendientes1.
Observación Nº 2.- ‘Se considera, que la zona de Mala, tiene su origen en la época Pre-inca, de la Historia del Perú. Existen diversos indicios, que permiten deducir la antigüedad de esta población”.

Efectivamente, los orígenes de Mala como lugar poblado se pierden en los albores de la historia y, también es cierto, existen indicios de su antigüedad en esta parte de la costa central peruana. Como sabemos, durante el período Precerámico las bandas nómadas de cazadores-recolectores recorrieron las cuencas de los ríos de la costa central, incluyendo las márgenes del río Mala. Hace siete mil años iniciaron el proceso de sedentarización y las bandas nómadas costeras se agruparon en tribus, construyendo sus viviendas en las cercanías de desembocaduras de los ríos muy próximos al mar. Entre los 5000 y 4000 años antes de nuestra era existían muchos asentamientos a lo largo de la costa central. Es en esta época del Precerámico Tardío, hace 4500 años, cuando los primeros individuos arcaicos instalaron un asentamiento en un conocido lugar del valle costero de Mala.
Pero las evidencias de la antigüedad como lugar poblado, exclusivamente de la actual jurisdicción del distrito de Mala, corresponden al Período Intermedio Temprano. Durante este período, también llamado de las Sociedades Locales Tempranas, se desarrolló una sociedad con identidad y expresión cultural propia en un lugar de la rectangular planicie costera de esta circunscripción. Esta sociedad maleña de hace 2000 años definió un estilo cerámico propio y, debemos resaltarlo, en el campo religioso tuvieron una deidad particular y, en algún momento, practicaron sacrificios humanos. Estas características permitieron a los arqueólogos que la investigaron catalogarla como Cultura Mala. Esta antiquísima sociedad cultural es el génesis del Pueblo Milenario de Mala y, por lo tanto, de nuestra identidad.Observación Nº 3.- ‘Existen en todo el valle, 162 restos arqueológicos, siendo uno de los más importantes, el complejo ceremonial de “El Salitre”.
Fuente: Sitios arqueológicos cuenca media 
y baja del río Mala - Williams y Merino; I. N.C.; 1974
En los primeros años de la década de los ‘70, del siglo pasado, el arquitecto Williams y el licenciado Merino llevaron a cabo una serie de trabajos a lo largo de la cuenca media y baja del río Mala por encargo del ya fenecido I.N.C., logrando elaborar un inventario catastral del patrimonio arqueológico con 162 restos prehispánicos en total, los que fueron registrados en una sección de la carta geográfica nacional (IGN), incluyendo a dos sitios de Puerto Viejo. Cada sitio arqueológico fue representado por puntos negros ubicados geográficamente en cada cuadrángulo de la carta que mostramos. El valle costero de Mala pertenece a la cuenca baja, un territorio conformado por los actuales distritos de Mala, San Antonio y Flores. En el valle bajo del río Mala se desarrollaron 93 sitios arqueológicos del total registrado, entre ellos se encuentran el asentamiento arcaico y la sociedad que desarrolló la Cultura Mala mencionados previamente, además de otros sitios arqueológicos que, de acuerdo al orden cronológico, recibieron influencias de culturas diferentes. Uno de los puntos del plano indica a la ciudadela construida con profundas influencias de la sorprendente cultura urbanista Wari, y otros que muestran huellas de los grupos de etnia aimara que descendieron por la cuenca en busca de mejores tierras. Otro de los puntos señala a la única obra netamente inca que existe en el valle bajo de Mala conocido como “ruinas de El Salitre”; cabe mencionar que el valle de Mala formó parte del Tahuantinsuyo inca sólo por un brevísimo período histórico, alrededor de 63 años, hasta la irrupción hispana.

Estas dos síntesis demuestran que la historia de Mala va más allá de la simple imagen del conocido y mal denominado “ruinas de El Salitre”. Todos los maleños estamos obligados a conocer el desarrollo histórico de los grupos sociales que se asentaron en el valle de Mala y que han dejado huellas de su pasado milenario, conocimiento que permitirá el fortalecimiento de nuestra identidad.

Esperemos que la Oficina de Imagen y Prensa de la Municipalidad local tomen interés de las informaciones ofrecidas en los dos artículos ‘Aportes a la Imagen Cultural de Mala’ y dispongan editar correctamente la ‘Reseña Histórica de Mala’ en futuras publicaciones. Esta contribución se limita a elevar nuestra imagen cultural y, además, continuaremos despejando otros hechos históricos que se publican de manera tergiversada o equivocada.
NOTAS:

1    Estas síntesis son extractos de la sección ‘Mala en la historia’ del libro de mi autoría: “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito).

AVISO
     Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).
   Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.

martes, 2 de julio de 2013

APORTES A LA IMAGEN CULTURAL DE MALA I: LAS LENGUAS NATIVAS

Programa por Fiestas Patronales 2013.
Fuente: Municipalidad de  Mala
A raíz de los artículos que he venido publicando en este blog, muchos inquietos lectores han hecho llegar su interés por conocer el verdadero origen y significado del nombre tan particular de nuestro pueblo. Al respecto les puedo manifestar que aún lo mantengo en reserva, espero que los amigos blogueros sepan entender esta natural cautela hasta publicar mi libro. Les aseguro que he llevado a cabo un dedicado y profundo trabajo de investigación sobre la etimología del topónimo y sobre la historia del valle con el gran apoyo de un docente con Ph.D. en lingüística y miembro de la Academia Peruana de la Lengua.
 Una pequeña muestra se ha expuesto en el artículo Sobre El Himno de Mala y Garcilaso, en el cual hemos demostrado que el mestizo cuzqueño nunca hizo una descripción sobre el valle de Mala, ni en sus ‘Comentarios’ ni en otra crónica. Garcilaso registró el nombre del valle como Malla1 en sólo dos oportunidades y, como se observa, con una morfología errónea. Inclusive esta forma de escribirlo llamó la atención al mismo Antonio Raimondi, quien lo manifestó y comparó con los escritos de Cieza de León en su obra cumbre ‘El Perú’. Por lo tanto, incluir de alguna manera a Garcilaso como parte de la historia de Mala estaría faltando a la verdad histórica.



Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

Sobre lo publicado en un folleto municipal

Desde el artículo inicial “La Actual Teoría Etimológica Del Topónimo Mala Es Errónea” he sostenido que la etimología y el significado que se conserva en la actualidad son incorrectos. Esto viene al caso a propósito del folleto publicado por el Municipio (programa de actividades por las fiestas patronales junio 2013 que se adjunta).
Como he manifestado anteriormente, mi voluntaria labor se ha circunscrito a investigar la historia y mostrarlo al pueblo maleño, contribuyendo en su divulgación en este blog y a través de un libro (con la esperanza que las autoridades municipales lo acojan y difundan).

Observaciones al folleto municipal

Con el fin de ‘atenuar’ ciertos errores en las futuras publicaciones del concejo que se muestran en la ‘Reseña Histórica de Mala’, que por cierto vienen de muchos años atrás, comentaremos tres observaciones hechas al mencionado folleto con el mejor ánimo y sentido positivo. 
Observación Nº 1.- En un párrafo del folleto podemos leer: ‘el nombre de Malla o Mallac, como inicialmente es el nombre dado y mencionado en la Crónica de Garcilazo, es una voz de origen Aymara que significa “persona pálida o color marchitado” (Sic).


Es necesario resaltar que Garcilaso escribió el vocablo Malla al referirse al valle. El vocablo Mallac, que no es aimara como veremos, sería utilizado por Pedro Villar Córdova en 1935.

Un Test sobre lenguas aborígenes
Amigos lectores, respecto a la Observación Nº 1, los invito a participar en la aclaración sobre la lengua de origen de estos supuestos nombres con un entretenido ejercicio lingüístico:
En el cuadro sinóptico se presentan nombres en lengua aimara y quechua de lugares relativamente cercanos. Es conocido que las expresiones de las lenguas nativas tienen morfología aglutinante y que conforman frases u oraciones. La acción gramatical de estas expresiones depende de los sufijos que portan.
Los vocablos aimaras pueden ser reconocidos rápidamente por los sufijos -ri; -iri y -ni. Lo mismo sucede en el caso del quechua, cuyos vocablos pueden ser identificados por el característico sufijo -q (a menudo representado por -c, como en estos ejemplos).
De acuerdo a esta sucinta explicación, amigos blogueros,  ¿pueden precisar cuál es la lengua original del vocablo Mallac? 
Exacto, Mallac NO es aimara, es una palabra QUECHUA2.
A manera de conclusión
Como pueden observar, juntos hemos esclarecido el error sobre la lengua de origen del vocablo Mallac. Aunque sabemos que este término NO tiene relación alguna con la raíz lingüística del topónimo Mala, podemos sugerir respetuosamente a la Oficina de Imagen y Prensa de la Municipalidad de Mala que, si van a continuar empleando la palabra 'Mallac', se sirvan indicar que es una voz 'quechua' y no aimara en futuras publicaciones. Esperamos que estos comentarios tengan buena recepción y contribuyan a solucionar ciertos conceptos sesgados y elevar en cierta medida nuestra imagen cultural.
NOTAS:
1  Garcilaso modificó el término Mala al escribirlo con “ll”, tal vez por desconocimiento u olvido de su lengua materna, en su afán de ‘cuzqueñizar’ los vocablos ‘corrompidos’ por los españoles. La expresión ‘Malla’ no puede ser considerada como origen del topónimo Mala, puesto que es el resultado de un error lingüístico cometido por Garcilaso, como se ha demostrado en el ensayo “Malla” que forma parte del libro.
2 La Academia Mayor de la Lengua Quechua del Cuzco presenta el término mallaq escrito con el sufijo –q y lo traduce ‘Ayunador’. Como un aporte para contrastar opiniones con el supuesto significado que le otorgan a Mallac, puedo agregar que ‘rostro pálido’ en aimara se escribe: ajanu churi.

Amigos, en el artículo "Develando el misterio del origen del topónimo Mala" (16 setiembre 2013) encontrarán el complemento al artículo que acaban de leer.
Amigos blogueros, interesados en conocer la historia de nuestros pueblos, espero sus comentarios, críticas y sugerencias.

AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).
Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.