domingo, 19 de enero de 2014

RÍO MALA: DE LAS CUMBRES DEL PARIAKAKA AL OCÉANO

Desde el proceso de sedentarización los asentamientos se ubicaron a la vera de los ríos, principales fuentes de recursos para la vida. Así las civilizaciones más antiguas surgieron a orillas de grandes ríos. Las milenarias culturas del mundo consideraron a los ríos como sagrados y dadores de vida, lo que les llevó a considerarlos como deidades. Representaron a los ríos en imágenes e íconos sacros que fueron objetos de culto y veneración.


EL RÍO MALA
La franja costera del Perú, en su mayor parte, son áridos desiertos y, lógicamente, los ríos son fundamentales en el origen de los valles y la pervivencia humana. El ritmo de sus crecidas y estiajes marcó la vida de quienes habitaban en sus orillas.

Deidad fluvial de la Cultura Mala 
Entre los hallazgos de La Cultura Mala1 se encontró una representación simbólica del río:
Serpiente Tallada que simboliza al río Mala
Entre los meses de enero y marzo los ríos costeros registran gran incremento en su caudal, debido a las copiosas lluvias cordilleranas y al paulatino deshielo de los nevados. En el verano de la zona de la costa peruana es la época cuando “entra” agua al río, como se dice de manera informal. En este artículo les ofrecemos una sinopsis del ensayo2 sobre el origen del río Mala. 

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

ORIGEN DEL RÍO MALA
La rama occidental de la cordillera central andina, exactamente en la región de los macizos nevados del Pariakaka, es el lugar de nacimiento del río Mala3 y de otros cuatro importantes ríos. Los milenarios deshielos de los picos nevados que conforman el Pariakaka originaron varias lagunas que contribuyen a la creación del río de nuestro valle; además, de los nevados del entorno se desprenden otros ríos que sirven como afluentes del Mala. El río Mala tiene un marcado comportamiento hídrico en las épocas de avenida pero durante el estiaje, a diferencia de otros, nunca se seca. 
Aguas del río Mala en época de avenida cerca ya del Apu del valle
Esto se debe a que su existencia no depende solamente de la lluvia y desleimientos de los nevados de la cordillera Pariakaka, se debe a que entre sus afluentes existe un importante río4 que se origina en la cordillera Yauyos, al sur del Pariakaka. Las cordilleras Yauyos y Pariakaka se encuentran dentro de la Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas.
Es interesante resaltar que el lugar de nacimiento del río Mala fue documentado a fines del siglo XVI con mucha precisión, pero este registro fue difundido de manera incompleta a lo largo de los años por diversos autores (incluyendo el portal web de la Municipalidad de Mala)Tres siglos después, en Mayo de 1862, el científico italiano Antonio Raimondi recorre las quebradas de las alturas huarochiranas y señala el lugar de nacimiento del río Mala.

RELATO MITOLÓGICO SOBRE LA CREACIÓN DEL RÍO
Como preámbulo les brindaré un cuento, resumido, de mi autoría dirigido especialmente a los niños y jóvenes maleños, pensando en comprometerles en la lectura y despertar su energía vocacional por la investigación. Espero les agrade mi faceta literaria.

PARIAKAKA, APU CREADOR DEL RÍO MALA

Oscuras nubes con parsimonioso andar se desplazan amenazadoras ocultando el diáfano cielo azul. Lentamente se acercan a las sarmentosas cumbres andinas de la cordillera central. La brillantez del agreste paisaje y el eterno resplandor de la nieve en los picos menguan bajo el umbroso velo de los nubarrones. La brisa gélida y silente que circula entre las laderas de las montañas se convierte en viento sibilante y, súbitamente, surge un bronco estruendo y el ámbito es iluminado violentamente por efímeros relámpagos, como si misteriosos dioses entablaran una terrible batalla en las cumbres de la cordillera.
Gruesas murallas de agua golpean los macizos. El espacio es invadido por una brutal e incongruente sinfonía cacofónica concebida por los disonantes sonidos de la lluvia al impactar sobre las montañas cual minúsculos meteoritos, el estallido de los truenos, los latigazos de los relámpagos y el ulular del viento. Las inmensurables gotas de lluvia se deslizan sobre las nevadas cúspides, resbalan por las grietas de las paredes rocosas y discurren  por las ásperas quebradas arrastrando hielo y nieve. En las profundas depresiones cordilleranas se forman lagunas que, al colmarse, las borrascas que azotan sus superficies las desbordan en forma de hilos de agua que van reptando sobre la irregular superficie terrestre cual húmedas serpientes, erosionando la geografía y abriendo cauces.
¡Es el impetuoso génesis de un río, el río es un camino de agua y el agua es encarnación de vida que fluye por la madre tierra!
******
Este territorio de configuración pétrea, escabroso y salvaje, es el reino de Pariakaka, el apu que domina los elementos de la naturaleza y que al enojarse descarga su ira en forma de rayos, truenos, nieve y lluvias. Pariakaka, hijo de Kuniraya Wiracocha, emergió en forma de halcón de un huevo y de la cima del cerro Condorcoto voló hasta pisar tierra donde tomó la apariencia de un humilde runa y empezó a recorrer la región. Grande fue su sorpresa al ver que los hombres se dedicaban a guerrear salvajemente entre sí y que sólo obedecían a los purum runas, es decir a los hombres más ricos. Pariakaka montó en cólera. Decidió castigar a los hombres y arreglar el caos existente. Entonces el furioso apu se transformó en tempestades de lluvia y en borrascas de granizo amarillo y rojo, excavó profundas quebradas por donde discurrieron fragorosos torrentes, creando caudalosos ríos que arrasaron casas, cultivos y rebaños, acarreando ricos sedimentos hasta el mar.
Las sagradas aguas del Pariakaka llegan hasta el Apu del valle de Mala 
Después de consumado el castigo, Pariakaka se sintió satisfecho. Estaba seguro que el hombre aprendería la lección y se haría digno de su magnanimidad aprovechando y respetando las tierras de los valles que se formaron al momento de crear los ríos. Luego Pariakaka subió al hermoso nevado bicéfalo de la cordillera central, donde reside y continúa controlando los elementos que influyen en la fertilidad de la tierra, de las plantas, de los animales y en la vida de los hombres. Para evitar el enojo del apu los antiguos runas instauraron un adoratorio en la caverna Chutinhuaque, enclavada en la base del sagrado Pariakaka, y los huacasas cuidaron su culto recibiendo a los peregrinos salqas y yungas que llegaban con valiosos tributos y ofrendas para venerarlo.
******
Los milenarios deshielos y deslizamientos de la mística cordillera Pariakaka originaron varios ríos, uno de ellos desemboca en el litoral costero de Mala, valle que ha dado su nombre al río y que sigue cumpliendo con el designio maravilloso del mítico apu, fertilizando las tierras e impregnando vida en la árida costa centro sur. Es así que el valle de Mala semeja una pequeña esmeralda reposando entre arenales sedientos, acariciada por el interminable ondular del mar.

AUTORCARLOS NARCISO MANCO RAMOS
Basado en el libro “Dioses y Hombres de Huarochirí” (Manuscrito de Huarochirí) traducido por José María Arguedas, 1966.

A MANERA DE ECOLÓGICA CONCLUSIÓN
Todos sabemos que el agua es un recurso natural vital, por lo tanto de un valor inconmensurable. También sabemos que el agua se obtiene de fuentes como ríos, puquios y acuíferos del subsuelo que se recargan de forma natural. En el futuro la disponibilidad del agua será cada vez menor por diversos factores. En el particular caso del valle de Mala todos los habitantes de los pueblos establecidos a lo largo de la cuenca del río, debemos de tomar conciencia ecológica y participar en su cuidado evitando el desperdicio y la contaminación, teniendo como espejo el cercano Rímac, un río casi muerto.
Río Mala en épocas de estiaje
Asimismo, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) tomando en cuenta los futuros requerimientos agrícolas y poblacionales debería controlar el número de pozos construidos en nuestro valle, desde los cuales se llevan el valioso elemento fuera de sus límites, hacia las modernas urbanizaciones playeras con piscinas de Asia, a pesar de la grave escasez en el propio distrito de Mala. Además, estos pozos están afectando peligrosamente a la zona donde se cultivan el excepcional fruto emblema de Mala: el plátano de la isla.

BONUS
Recordemos que alguna vez las aguas del río Mala albergaron una rica fauna a lo largo de su cuenca. En el sector que comprende la cuenca baja, nuestro valle, era común la abundante pesca de camarones y de peces de agua dulce como huabinas, lisas, pejerreyes, bagres y chicocos. Era habitual, también, pescarlos en el milenario canal de irrigación conocido como Acequia Grande. Y, aunque imposible de creer en la actualidad, la boca del río era un sano lugar de diversión, ¡cuántos niños aprendimos a nadar en el lugar!, retozando en sus limpias aguas. Los maleños de mi generación podrán testificar lo que escribo.
El estado actual de la Boca del Río (insalubre y nauseabundo) es una dramática muestra que el crecimiento poblacional y el progreso mal administrado dejan fatales secuelas.

El Turismo va de la mano con la Historia, si no la conoces ¿cómo promocionarás a tu pueblo, a tu valle?

NOTAS

1 Desarrollado en el capítulo 3 de "Mala en la Historia" del libro “Mala.Valle generoso, Pueblo Milenario”
2 Ver Apéndice ‘El Río Mala’ del libro de mi autoría “Mala.Valle generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito).
3 Se explica minuciosamente en el parágrafo ‘IV. La Cordillera Pariakaka: Origen del Río Mala’ del Apéndice anteriormente citado. 
Parágrafo ‘V. La Cordillera Yauyos’ del Apéndice antes citado.
AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información en consideración a la propiedad intelectual.
Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.

4 comentarios:

  1. Viví en Mala por cortas temporadas, cada vez por un lapso de seis meses en dos oportunidades, sin embargo guardo gratos recuerdos de ese pueblo, de sus muros de lodo seco por donde correteaba, que eran los que dividían las chacras, y los cultivos de manzana. Claro que me acuerdo de la acequía grande y del camal. Los paseos a la playa en donde recogíamos muymuyes para llevarlos a casa y preparar unas comidas que no he vuelto a probar. Me ha gustado esta reminiscencia y la forma en la que está contada, poética y a al mismo tiempo con datos exactos.
    Me ha encantado.
    Un afectuoso saludo,
    Blanca Miosi

    ResponderEliminar
  2. Me siento honrado por tus cariñosas palabras y saber que te ha gustado mi cuento. Además de contribuir en las remenbranzas de tus 'aventuras' en tu estancia en mi pueblo. Tu amable opinión me llenan de esperanza para intentar seguir en esta afición literaria que lo tenía guardado durante muchos años. Muy agradecido, amiga Blanca.

    ResponderEliminar
  3. lo primero es primero darte gracias por tu trabajo gracias a dios hay personas como tu que se proponen dar un legado a la tierra que lo vio nacer dan con mucho esfuerzo a luz obras que son muy grandes para su pueblo sigue pujando por tu querido mala habra personas que no le guste pero es normal para confirmar la regla pero el resultado sera positivo bravo por tu trabajo y adelante



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es de gran valor para este escriba que trata de hacer algo en provecho de su pueblo. Recibe mi profundo agradecimiento.

      Eliminar

Te invitamos a dejarnos tu punto de vista acerca de lo publicado en el Blog. Nos interesa saber tu opinión. Sólo tienes que tener una cuenta de Gmail o en su defecto publicarlo eligiendo el perfil anónimo. Gracias.